La aparición del nuevo disco de Sharon Jones debe ser noticia de primera magnitud par cualquier aficionado al soul que se precie. Una nueva producción de Bosco Mann y Gabriel Roth en los estudios House of Soul para Daptone.
Sólo poder escribir o comentar esto hace que me recorra un escalofrío por todo el cuerpo. Porque desde que apareció Dap Dippin’ en el 2002, la cantante de Augusta de casi 55 años ha demostrado con paso firme y seguro lo enorme que puede ser una corta y tardía carrera, porque aunque sus inicios se remontan al coro de la iglesia en su infancia/adolescencia, su verdadera carrera comenzó a finales de los 90 y es ahora cuando su nombre tras cuatro discos absolutamente imprescindibles es sinónimo de grandeza calidad, independencia y autenticidad.
La mirada de Sharon Jones en la foto posterior de la carpeta, como leyendo el título del LP, “He aprendido el camino duro”, impresiona,la mano abierta como frenando golpes y apartando problemas y dificultades.
La mirada de orgullo y respecto de la foto de cubierta, es la misma que tiene esta artista y su banda por la música que a todos los que participamos y leéis este blog.
En esta nueva ocasión el resultado es una elegante revisión, recreación y puesta al día del clásico sonido inmortal que surgió de Muscle Shoals y Stax.
Ya había avisado en su anterior 100 Days 100 Nights, hacia donde  se dirigía tras sus primeros dos trabajos con texturas más funk. Era como preparar con energía lo que vendría, tras la tormenta ha llegado la calma.
Cada una de las dos caras se abre con dos tremendas canciones, The game gets old y Window shopping, a partir de ahí a disfrutar, es lo único que vale cuando escuchas este album. Sin corsés o complejos, sin comparaciones por favor, todo está ahí, gospel, soul.. depende de cada cual el saber encontrarlo.
El más grande de lo respetos para Sharon Jones & The Dap Kings y San DaptoneRecords.

Anuncios