No tengo ninguna duda de que muchas películas se han beneficiado y conseguido momentos especiales gracias a alguna canción de soul. No es momento ni lugar de hacer una extensa lista, se necesitaría una ardua tarea más en manos de algún enfermo del séptimo arte que del aficionado a la música que nos alimenta el alma.

El soul y el cine tienen en común muchas cosas, de eso no tengo dudas, son artes que aglutinan en su masa componentes de muchas otras disciplinas. En el cine va todo, lectura, escritura, imagen, sonido, música…unido, impulsado por la ilusión y la magia.

El soul, música de fusiones, gospel, jazz, blues,  consiguió ilusionar e iluminar a toda una sociedad como ninguna otra había podido antes, reúne lo excelente de cada música para alcanzar momentos verdaderamente mágicos.
 
He aquí cinco ejemplos de algún instante para mí inolvidable en el cine gracias a alguna canción de soul genial no elegida por casualidad seguramente

1. Rosario Dawson bailando en la pista del club nocturno que frecuenta con la bestia cinematográfica de Edward Norton en “La última noche” de Spike Lee, tras unos planos en la pista de la protagonista entra en plano y en globo Ana Paquin,  sonando Bra de Cymande, para disfrute de Phillip Seymour Hoffman.

2. El comienzo de “Elígeme” de Alan Rudolph, en los créditos desde el pincipio Choose me de Teddy Pendergrass, una canción que hace una película. Una historia de amores perdidos y encontrados al servicio de la voz de uno de los grandes de siempre.

3. Roberto Benigni y Nicoleta Braschi bailando en un café salido de la nada It’s raining de Irma Thomas, en la pequeña obra maestra de Jim Jarmusch, “Down by Law”.
Una historia de tres presos fugados de una penitenciaría de Louisiana, en donde el clásico de la reina del soul de Nueva Orleans adorna la comentada escena ante la mirada de Tom Waits y John Lurie.

4 Clarence Carter intérpretando en directo “Looking for a fox” en Another day in Paradise de Larry Clark.
casi 30 años después de su creación, para mayor gloria de Melanie Griffith y James Woods y el bailen que se marcan. Otra dura historia nada politicamente correcta del incómodo director de Kids.

5 En último lugar, y por esta me caerá una colleja (o dos), la grandiosa escena de baile y medio strip de Rosana Arquete en la no muy conocida The Wrong Man de Jim McBride, sonando el inconmensurable James Carr y su rendición de la fabulosa To Love Somebody, magistral interpretación de Carr y Arquete claro

http://en.sevenload.com/videos/1uMlF72-Rosanna-Arquette-The-Wrong-Man

Anuncios