Desde el primer acorde de ‘To be young’ te das cuenta que no estás ante un subproducto de soul fugaz, una falacia retro o una idea engañosa de lo que consideramos algo más que música. Sería un tópico muy recurrente apuntar que el LP de los granadinos está hecho con el corazón, pero sí afirmamos y constatamos que no esconde absolutamente nada. Todas sus filias, pasiones y obsesiones se resumen en estos 12 cortes. El disco está repleto de arreglos impecables y de una elegancia a la hora de componer las melodías al alcance de pocos, ‘Lean on me’ o ‘The united Nation of Soul’ son muestra de ello; auténticos fogonazos Northern Soul en temas como ‘Stand by Me’ y la brutal ‘Rumours’, pero también encontramos guiños a muchos de los más grandes, Otis Redding y su Loving by the Pound, Jackie Wilson, Marvin Gaye, Edwin Starr y un largo etcétera . Alfredo Olmedo, guitarra y voz solista, Javier Frías, batería, Vanesa Spin, teclados, o un sorprendente Juan Sierra al saxo tenor, son el eje de esta banda, que sin virtuosismos ‘macarrónicos’, pero con una solvencia abrumadora nos transporta por tres décadas de influencias soul, y chispazos de reggae que hacen que la emoción y el sentimiento con la que está hecho este trabajo te conmocione, y a la vez te retuerza las entrañas, para que, con esta Orgullosa Honestidad con la que te reciben, no te quite la sonrisa de la boca en dos semanas. Hits aplastantes como ‘To be Young’ con el que comienza y termina este ‘Not to Young’ y con el que hemos hecho lo propio en estas lineas me aventuran a afirmar que Al Supersonic & The Teenagers han realizado, con permiso de muchos otros, el mejor álbum de Soul patrio hecho jamás.

Anuncios