En esta mierda de vida todos somos fans de algo. Yo, por ejemplo, soy el fan número 1 de mi chica, soy fan de mis amigos, del northern jazz, soy muy fan del desayuno entre mil cosas más. Hay quien no se atreve a decirlo pero todos somos fans de algo. Y “fan”, vaya idiotez diré, suena como “fun”, y en las dos palabras, en su significado hay algo imprescindible, el entusiasmo.
Sin él como sin los amigos la vida no lo es, es un saco vacío de penurias y aburrimiento. Últimamente, paso de la crisis y de nuestra hipocresía, echo de menos el entusiasmo en la gente.

Yo tengo la gran suerte de entusiasmarme con facilidad por eso soy un fan. Este blog ande o no ande también rebosa entusiasmo y es por ello que os mando estas líneas o fisiquelas. No seguiré escribiendo la palabra entusiasmo para que mi amigo Daniel no me machaque aunque encontrará otros motivos, pero no va a hacer falta porque veréis que de ese impulso de fe esta parrafada va a ir sobrada.
Hace varias semanas nos reunimos unos cuantos en Tineo, Asturias, nueva edición del Runaway Love Weekender. Ya habíamos decidido Jelen y yo ir a La Cañada a buscar caracoles porque si no mudanzas tropicales habrían viajado hasta Tineo, lo más cerca de Benja.
El fin de semana fue emocionante, el soul se apodera del Palacio de Meras durante tres días y 3 noches. El line up, era un lujo como en ediciones anteriores, de la calidad de la gente del hotel y de los punters no hace falta hablar. Esto es lo que de verdad importa. Y aunque el objetivo se supera año tras año y no se buscan medallas, ni organizar el mejor weekend yo aquí o allá, hay algunas ausencias que a mí me duelen, no ese dolor de estar enfadado sino de que gente que ha estado se pierda, no disfrute de esa magia simple por no poder viajar o hacer el pequeño esfuerzo. Hablo de cuatro ó diez, ó veinte no sé, no pienso en mods o modas, esto mejor para la dance competition.

Musicalmente habría que escribir un post aparte y no lo voy a hacer. Los inaccesibles singles de Ripollés o H te dejan aplastado, luego la cara de Luisma te recompone y de nuevo entras en el limbo de los niños malos y los buenos sentimientos, los abrazos son tan reales como el queso insuperable que sirvieron en la cena. Que pena, que pena que pase rápido y que  algunos no estén en ese feliz momento.

Separan Tineo de Barcelona casi 1000 Kilómetros, este pasado fin de semana hubo Movin’ On y una sensación parecida siente uno al pensar en las ausencias, las bajas en este caso locales de la ciudad. Los de fuera habituales tienen un crédito con buenas condiciones. Enlazo con algo común que encuentro entre los dos eventos como podría enlazar en el aspecto musical, que mira por donde se me asemeja parecido en las dos fiestas y en esta ocasión, xover rarities, soul funk opresivo, rare modern underplayed, excellence late 60s, disco soul quality… sí también soy fan de las etiquetas.

En este Movin hubo visita del entrañable Víctor, que tablas y que pista tan llena,  la maestría del demoledor en todos los aspectos Hermi, dos sets que no se escuchan casi nunca que teníamos que haber grabado y guardado en la caja fuerte y de Mr. Robin George Mahood, que para el que esto suscribe viene de otro planeta del soul. Luego amplío esto un poco porque no quiero olvidar la aportación siempre top de Edu. Otra vez que pena, que pena que coincidan sesiones  en la misma ciudad o que alguien no se sienta con ganas de pasearse por el cielo durante unas horas, no encuentro justificación posible, ante la más mínima duda hay que ir por favor, nadie que haya dicho alguna vez “estoy en esto”  puede no ir por un motivo light.

Y más ahora, un momento en el que la calidad en los sets, en las maletas, la variedad en las sesiones es apabullante, a mí me intimida y me motiva al mismos tiempo. No pienso sólo en lo inaccesible, sino también en lo que el mismo Hermi me comentaba el sábado en Barcelona, nuestros temas, los que nos acordamos de vez en cuando de sacar a pasear, reactivated dicen por allá, aquí también los hay. Todo esto requiere para los de dentro un pequeño esfuerzo claro, el soul está en todas partes sólo hay que saber encontrarlo, en cada single que es pinchado en nuestras sesiones hay un porcentaje soul muy alto, ya sea funk de barricadas o boogie sintético. Una vez el blues fue la base de todo esto, pero ahora la semilla la que hemos cultivado y ayudado a crecer es el soul y hay quien se lo está perdiendo, que pena.

Sobre Ripolleses o Mahoods también se podría plantear otro post, sus maletas están ayudando sin duda a entender y renovar nuestras fuerzas minadas en años por la repetición de sonidos básicos para nosotros que no pueden faltar nunca por supuesto, pero que necesitan de algún componente soulful extra y de un gran saco canciones nunca escuchadas, que bestialidad. Cuantas páginas de revistas de relleno he leído, de discos imprescindibles, me río, imprescindibles de qué? para quién?. Lo difícil a veces es enternder lo sencillo.
Y bueno para terminar y desearos mucha suerte en la vida, comentaré que escribo estás líneas, tras volver de la Feria de Barcelona, en esta ocasión decepcionante al máximo entre otros motivos por la absoluta falta de entusiasmo de la gente, sabía yo que volvería a repetirlo. Muy poca asistencia en una ciudad donde debe haber cientos de djs y big collectors, debe ser que lo tienen todo.
Que suerte, yo cada vez tengo menos pero sé más, y entre lo que voy sabiendo y se me olvida no tengo casi tiempo, ala, mandad playlist de todo por favor.
Un abrazo
Koala De Mente.

Anuncios