Llevaba años oyendo hablar maravillas del Soul 4 Real , pero ya sea por una cosa o por otra nunca había conseguido viajar a Bilbao. Solo el nombre del Weekender ya me llamaba la atención más que ningún otro y mis ganas de viajar allí aumentaban año tras año.

Así que el año que vivo más lejos de Bilbao y la maldita crisis me golpea duro, para allá que me voy. Llegamos el viernes y al poco rato ya estamos de zuritos y vinos con los amigos de Barcelona, Valencia, los autóctonos y algunos más de diferentes lugares del estado. Siempre es una alegría verlos y eso que aún faltan muchos que hasta mañana sábado no llegarán. Me encanta rodearme de esta gente que se pegan auténticas palizas de miles de kilómetros solo para escuchar la música del alma y encontrarse unas cuantas veces al año para bailar, reir y porque no decirlo, hacer bastante el cabra. Una gente que respira auténtica pasión por una música muy minoritaria (y por mi parte que continue así) por estos lares, pero que han llegado a crear una especie de hermandad del Soul.

El Soul 4 Real lleva unos años haciéndose en colaboración con la gente inglesa de Soul Essence y como no, pudimos contar también con una amplia representación de yayetes ingleses amantes del Soul, la mayoría de ellos dándolo todo en la pista de baile a primeras horas de la noche ,no así a últimas. Supongo que es ahí cuando se nota que los años no pasan en balde…

Ya sea porque cuando llegamos a la discoteca seguíamos saludando y esperando a gente, o porque otros se empeñaban en enseñarte su “pisito” en el hotel (la mayoría de gente se hospedaba el mismo hotel donde se hacían las fiestas), o porque estábamos en la calle castigándonos los pulmones (y en mi caso la garganta, cosa q más tarde y sobretodo el sábado lamentaría mucho) a los primeros dj´s de la noche no les presté mucha atención.

El primero de ellos que me mandó de cabeza a la pista de baile fue Bob Cosby, pinchando con las manos en los bolsillos como si estuviera esperando el autobús que lo llevara a su barrio. A pesar de su imagen de pasotismo, mantuvo la pista caliente a base de temas muchos de ellos desconocidos por mí, y acercándose a ritmos más Disco, estilo que dicho sea de paso estuvo muy poco presente en todo el fin de semana y algunos de nosotros lo echamos en falta. Siempre había oído que en Bilbao sonaban ritmos más contemporáneos dentro del Soul, pero en esta edición los sonidos Crossover destacaron notablemente.

A los que somos asiduos del Movin´On y conocemos desde hace años a Edu Domingo, ya no nos sorprenden sus sesiones llenas de temazos por todos conocidos (y alguna que otra rareza, por lo menos para mí) y esta vez no fue una excepción , nos hizo mover el culo a base de bien y disfrutar una vez más de su buen gusto a los platos.

Gavin Page ya nos había encantado en su última visita al Movin´ y su sesión en Bilbao me recordó mucho a aquella, empezando con ese orgasmo musical que es “ For Real ” de Flowers y siguiendo con más clásicos de la escena. Podría hablar de algún tema de los que pinchó pero a esas horas, con mi conocida mala memoria y habiendo pasado ya unos días, se me hace un poco imposible.

El sábado después de la obligada visita al casco viejo y un poco de turisteo por el Botxo, llegamos tarde a las sesiones downtempo Soul del Cotton Club pero aún así pudimos disfrutar un poco de esas maravillas con las que siempre nos deleita el gran connoisseur Iu Adell. He de decir que nunca he sido un gran apasionado de las baladas Soul pero me parece una gran idea programar sesiones de tarde pinchando temas de este estilo. Nuestra alegría fue total cuando acabamos de saludar a los que faltaban: granainos, asturianos y madrileños.

Por la noche ya de vuelta, en la discoteca nos empezamos a dar cuenta de que a los dj´s les había sabido a poco la sesión de Sweet Soul de la tarde y hasta bien entrada la noche muchos de nosotros no nos acercamos a la pista de baile. Es la única crítica que por mi parte podría hacer a este mágico fin de semana en Bilbao. Demasiado Deep Soul o como queramos llamarlo. Está bien que se programen sesiones de tarde para pinchar baladas, pero hacerlo también por la noche y a altas horas me parece demasiado. No es solo una opinión mia, estuve hablando con mucha gente (fuera de la sala, porque dentro no podía, me había quedado sin voz!) y todos comentaban lo mismo . También he decir que a otros les parecían perfectos esos ritmos más lentos a esas horas.


Pero todo valió la pena, porque cuando Aitor se puso a los mandos de los platos todo eso cambió y nos ofreció una sesión magistral en la cual pudimos quemar suelas y resarcirnos de nuestro “pequeño enfado” de horas antes. A esas horas la legión de ingleses habían desaparecido no sé si por cansancio o porque no quedaba ningún dj inglés ya para pinchar. Las dos cosas podrían ser, ellos a veces son así de “patriotas”.

Edu Domingo volvió a deleitarnos con su savoir faire y acabó con un “Oh no, not my Baby” de Aretha (la negra, no el de Bilbao) que casi hace que se nos salten las lágrimas. Para finalizar los dos organizadores Aitor y Alex nos pusieron los pelos de punta con dos Enders cada uno y todos los allí reunidos empezamos ya a pensar en la próxima edición, que pase pronto el tiempo y poder volver a vivir las bonitas sensaciones de esta gran edición de Soul 4 Real.

Por último, dar las gracias al Alcalde por la amabilidad que derrochó antes y durante todo el fin de semana. Nos vemos en el Movin´ On de Diciembre!

 

Oscar Lamota.

Nota: fotos cortesía de Luís Solsona.

Anuncios