cornerVolvemos a vivir otro maravilloso sábado de soul (northern sobretodo para volver a aclararlo) en la capital. Con la visita de un indispensable de la escena rare soul inglesa, Kitch, para el Green Village que aconteció este pasado sábado 8 de Marzo. Pero no voy a hablar de eso, voy a hablar, esta vez sin destripar a nadie, de la sensación que me volvió a recorrer el cuerpo de que todavía hay algo que funciona en estas cosas de las nuestras. Y se trata de la alldayer organizada por Ivan R. y el menda lerenda.

 

La line up formada por dos Talcums, un Acedos y dos Cornersoulies, prometía y evidentemente funcionó, creo que habría funcionado incluso con los platos apagados. Se les agradecerá eternamente el desinterés y la calidad aportada para el Helter Skelter. 

Para ir resumiendo, diré que pincharon varios estilos, como siempre los Talcum los que más arriesgan y eso no quiere decir nada malo, sinó que a estos chicos la fórmula siempre les funciona, una lástima no verlos más a los platos. Acedos increíble, lo había tenido siempre como un chaval que sólo podía encajar con calzador en un evento en los que los dj’s imponían tanto, no sólo hizo muy bien su trabajo sinó que aun le estoy preguntando qué temas puso, unknown, semi unknown y mucho rhytm and soul sin ser nada previsible. Mucha personalidad sin duda.

Jose Mardigrás aka Splen Di Ni, hizo dos sets tremendos, como siempre sintonizando con lo que le pueda apetecer a uno y petándolo con un último set de r&b de calidad.

Pero esta vez, me voy a explayar con un tío nada desconocido en la escena soul española. Se trata de Josepa. Un punter de los pies a la cabeza que me ha demostrado desde que pinchó por primera vez en el Movin que es un básico para plantar cara a los guiris que vienen de fuera con sus maletines. He de decir que su segundo set, fue un compendio muy bien dosificado de rhym and soul y rare soul que a más de uno se le caía la lagrimilla al traer ese sonido tan inglés tan early 90s del mismo 100th club o Stafford, odio las comparaciones pero me recordó mucho a alguna cinta de George Sharp y su última época a los mandos de su residencia en el club de Oxford Street. Sin duda alguna estoy muy orgulloso de haber formado parte de algo así, de haber podido traer a esta gente y de haber oído ese último set. Las lenguas más viperinas podrían decir que era un set para la noche o para pista de parqué, pero esas lenguas olvidaron que esto se organizaba este pasado sábado y no vinieron.

Muchas gracias a los dj’s, al Helter, a los que vinieron y a mi partner Iván.

Lo hemos vuelto a hacer, lo habéis vuelto a hacer.

Keep the faith!
 Jotacé

Anuncios