12009715_889350041114414_886772698069253480_nViernes, 4 de la tarde. Ha terminado la jornada y semana de trabajo y comienza el tan esperado fin de semana. Por delante, 5 horas de viaje en tren antes de llegar a Bilbao. En la estación, ya me encuentro con los primeros compis de viaje. Primer intercambio de opiniones y montando en el tren. Hasta que pasan las primeras paradas, unas cabezaditas reponedoras, y ya, como animal de costumbres, cae el solo con hielo y los primeros Martin Millers del fin de semana. La digestión, si no se puede hacer un poco pesada. Mientras tanto charlas de las de arreglar el mundo, bueno, nos quedamos en arreglar Madrid,.. que a veces también se hace un mundo.

Bueno, llegada al hotel, respectiva ducha y al bajar me encuentro con unos cuantos de los sospechosos habituales. La respectiva puesta al día y caen las primeras cervezas y pinchos del fin de semana. Y entre cervezas, llega la hora de la música… Para empezar, la primera en la frente. La sesión de Alex Subinas me la perdí entera… el único que no repite entre las noches y que de momento sigue en la lista de pinchas/selectores/ponga-aquí-su-palabra-favorita pendientes (nota mental: ya tengo excusa para repetir al año que viene). Bueno, es cierto que empleé la noche del viernes más en socializar que en prestar atención a la música.. pero dejaré caer mis impresiones. Empezamos con Bob Cosby. Este señor fue el culpable de la mejor noche que recuerdo en Madrid.. así que hay muchísimas ganas de verle a los platos. Pues, de lo que me esperaba, no fue lo que realmente pinchó. Lo vi mucho más modernote. Es cierto, que no es lo que me esperaba, pero me agradó ver que no se limitó a repetir un mismo estilo/patrón. Es un soplo de aire fresco a esa norma/costumbre tan predominante en la escena 60s Soul/R&B de no moverse para poder seguir saliendo en la foto y apedrear a los que si lo hacen.. Seguimos con Aitor Lombide, para mi otro de los que aún no he visto y la verdad es que me moló bastante. Anoté en la agenda, que el sábado había que estar al tanto porque prometía que iba a ser igual o mejor.. Tras Aitor, sigue Gavin Page, otro de los que no había visto. La verdad es que me rompió todos los esquemas de lo que yo podía esperar del S4R, su set fue una mezcolanza de todo un poco, latin, R&B, northern zapatilla, etc,.. y terminamos la noche con David. Pues, eso, David es como Edu o José Ángel ,… creo que no hace falta decir nada más… cualquiera que lea esto, sabe de lo que hablo. De lo que pude presenciar, junto con Aitor, lo mejor de la primera noche. Además, la pista estaba un pelín más vacía, que ya había ganas de bailar…

12079549_10153183625744135_5815173142103464180_nComienza el sábado haciendo una de las cosas que más me gusta desde que estuve en Alemania,.. un desayuno de esos de los de quitar el hipo. La maquinaria había que engrasarla, porque espera un día que presume ser largo. Tras acicalarme, paseo por la noble ciudad de Bilbao, primeros pinchos y cervezas que terminan en comida comunal. Discusiones sobre la ¿escena? de Madrid y su futuro… En fin, que Dios nos coja confesados pero creo que o la gente deja de pensar sólo en parches y eventos puntuales y empezamos a afrontar que lo que genera movimiento son los clubes regulares, o esto no hay quién lo arregle. Ahí están los ejemplos de Barcelona y Berlín, con clubes regulares… y hablamos de que el nivel en Madrid desde que llegué es la hostia… Esto, que me desvío,.. nos ponemos en el Cotton. Aproximadamente me pierdo la mitad de la sesión de Alejandro Aguayo, aún así, bastante chula. En especial, me quedo con esa maravilla que es el “I can’t stop loving you” de Love Affair. Curioso, uno de esos primeros temas que descubrí de Modern cuando empecé a investigar, puesto por uno de los primeros en innovar de los Pirineos para abajo… Curioso concepto, por cierto, el de la tarde para los que venimos de otro mundo. Un concepto mucho más “adulto”, que diría el timonel Jadd. Y tras Alejandro, Guarnori. Muchísimas ganas. Trato de seguir sus podcasts desde que una noche en el Kathmandu, Manu Talcum puso el Sunday Afternoon y alguien dijo.. “muy Guarnori”.. pero me pasó un poco como con Bob Cosby la noche antes, tengo asociado a él otro registro…. Y tras Steve, el que para mi ha sido el gran descubrimiento del fin de semana: Hans Diepstraten de Fingerpoppin Soul. Bru-tal. Hay mixcloud por ahí, escuchad, escuchad,.. y terminamos la tarde con Isma… nivel se sesión de noche. No es por quitar mérito a las all-dayers, pero generalmente suelen ser un terreno más propicio a innovar, jugársela e Isma hizo una sesión de esas que volvió a ponerme las pilas y con ganas para lo que faltaba.

12187815_10206957095541785_420906169401245454_nTotal, que tras la tarde , ducha, algo de picar y al concierto… Mike James Kirkland... Pocos días antes, había visto a Betty Lavette, y tenía miedo de que los mitos/miedos de los conciertos de abuelos negros son para temer. Pero, se hicieron añicos. Para empezar, Igu, que como front-man no tiene precio, hace la presentación… y tras ello, empieza la función… torbellino. De los de ójala me pudiese dar cuenta de más detalles, pero acabas en una nube… Creo que hubo una compenetración músico/banda fue sorprendente. Me dicen que llevan tocando juntos varios años y no tengo motivos para dudar. Los violines.. sonaban a música de ángeles, la sesión de vientos por otro lado y los vozarrones que se gastaban. No es moco de pavo, de coros: Aurora García y Astrid Jones.. No es otra cosa que ver a un señor de su edad, que lleva 35 años sin tocar en directo más allá de temas religiosos, que le ves aguantar hasta el final del concierto en pleno estado de forma, sin levantar ni forzar la voz lo más mínimo… acompañado por un equipo de gente a la que apenas conoce y da uno de esos conciertos que no puedes olvidar. En su forma sólo recuerdo a Melvin Davis. Punto. No, no es que me falten conciertos por ver, que también puede ser,.. es que gente que peina canas en esto compartían opinión.. Si además le unes, que la gente supo comportarse y no tirar los cachis en el suelo, y se comportó como seres civilizados, pues para no olvidar porque además puedes medianamente bailar un poco. Y, por cierto, momentazo cuando MJK en un acto de humildad agradece el esfuerzo de montar el concierto y saca a Aitor/Alex al escenario.. como dirían por ahí, ese señor estaba en paz consigo mismo.

12112091_899200400129378_7629653686257270006_nUfff, esto está llegando a la recta final… algo para comer y aguantar la noche. Aunque se llega tarde y ya está Gavin Page pinchando, primeros saludos, cervezas y saludos, nos ponemos con David a los platos de nuevos y la pista ya está hirviendo… Tampoco puede ocurrir otra cosa y a partir de ahí se entra en esa nube que empezó a tejer Mike James Kirkland… temazo tras temazo (Heaven is my witness, ¿Doc Peabody y Young Ladies? si no me falla la memoria, el “hey, it’s love” de the commands, ..) y enlaza con Bob Cosby, que volvió a un registro más cercano al que le recuerdo de Madrid.. flotando… y uno de esos momentos del finde de los de tener grabado, suena el Lil Major Williams, y hablando con Taffy, recuerdo y me vuelven flashes de Cleethorpes. Recuerdo ese momento perfectamente: pista hirviendo en la main room, abuelos sin dientes con estética wiganesca, Butch a los platos y el parqué parecía vibrar… de eso que por segundos eres consciente de estar en una nube. Y seguimos con Aitor. De lo mejor que descubrí el finde junto con Hans de Fingerpoppin (nota mental: recuerda volver el año que viene!). En medio de la sesión, un descanso de 5 minutos para que de un poco el aire y volvemos para ver terminar la sesión y las primeras canciones de Mike Charlton. Y aquí las energías empezaron a fallar, por lo que se dio por cerrada la noche de forma prematura.

El domingo, con el cuerpo molido, tras un desayuno de orden y ley, ducha y despedida de la tropa se da por finalizado el fin de semana. Vuelta en tren en la que de aquella manera se dialoga de la historia del Soul en Madrid, y como buen domingo tarde, no puede faltar el fútbol. Algún atletista recuerda que su equipo va ganando.. y llegada a casa. Terminó otro fin de semana repleto de SOUL, camaradería y buena comida. Bilbao, Bilbao.. ¿qué decir? Que me ha roto todos los posibles esquemas en muchas cosas.. por romper tabúes.. por esa mezcla de música de baile y de la música de la tarde. Porque esa sensación de que alguien dedique un huequito a sweet & deep soul que a los ñoños nos gusta es muy de agradecer… O quizá es que todavía me queda muchísimo por descubrir, y que sea así por mucho tiempo.. que las mariposas en el estómago empiecen a sentirse cuando se acerca el viernes y empiece a oler a talco y cerveza. Por último no podía dejar de agradecer a Alex y Aitor por el curro y la atención hasta el último detalle en como organizar un weekender: allnighters y conciertos en sitios separados y adaptados, la elección del Cotton para las tardes, los pinchas elegidos, esa combinación de gente consolidada y gente jóven -aunque me los perdí- (Emel Ilter, Diggin’ Dave,..), el ambiente familiar, y sweet & deep soul por la tarde.. a toda la gente con la que compartí el fin de semana por esa sonrisa que me duró hasta que sonó el despertador el lunes por la mañana y a quienes me han sugerido que no me podía perder Bilbao, os debo una!

Ángel Ivy

12122538_827607524025336_4636469969631069000_n

Anuncios